¿Problemas a la hora de dormir?



En este artículo os damos algunos consejos para mejorar el descanso de nuestros Kerubines y, por supuesto, tambien el de sus mamás y papás. Por gentileza de nuestra marca Zippy:

horas-de-sueño-padres

A menudo resulta difícil establecer horarios y momentos para que tu hijo se duerma… Una buena forma de que comprenda que ha llegado la hora de tranquilizarse es mantener los mismos hábitos y actividades todas las noches.

El bebé estará encantado de irse a la cama si conviertes la hora de dormir en un momento agradable, con tiempo y atención. Las rutinas nocturnas son tan importantes como las de alimentación y contribuyen en el crecimiento saludable del niño, así como en la conexión con su ritmo biológico y las actividades de la familia. Es muy importante ayudar al bebé a diferenciar el día de la noche pero se necesita un método para mantener la rutina todos los días siguiendo el mismo orden:

Baño relajante

Baja el ritmo de las actividades a medida que se acerca la hora de ir a la cama para que tu hijo entienda que está llegando el momento de descansar. Aprovecha los beneficios de un baño caliente para crear un ambiente tranquilo que le ayude a relajarse.

La importancia de la comodidad

Uno de los principales factores para tener una noche tranquila es la comodidad. Empieza por elegir un pijama suave y de la talla adecuada para el bebé preparando igualmente todos los accesorios que le ayudarán a disfrutar de una buena y prolongada noche de descanso. La almohada, como en el caso de los adultos, es fundamental para la calidad del sueño. Además de la composición, las características antirreflujo y antiahogo son muy importantes. En una fase más avanzada trasladar al bebé a una cama más grande puede ser más fácil utilizando accesorios como una barrera anticaídas o una sábana de seguridad bajera con tubos laterales inflables. Recuerda que los primeros cinco años de vida de un niño son determinantes para desarrollar hábitos de sueño correctos.

Hablad un ratito

Establecer una hora concreta para acostarse es una buena norma pero eso no significa que el niño tenga que dormirse inmediatamente. Aprovecha ese momento para sentarte con tu hijo y hablar con él.

Léele un cuento

Los cuentos infantiles son un truco infalible cuando le está entrando el sueño. Aprovecha para recordar los clásicos de tu propia infancia.

Canta una nana

Las nanas, además de ser didácticas, son también una forma de conseguir que los ojitos se vayan cerrando.

No olvides la luz de ambiente

Del mismo modo que durante las siestas diurnas la habitación no debe estar totalmente a oscuras, por la noche el ambiente tiene que ser sereno y sin claridad. Aun así, el miedo a la oscuridad puede ser un obstáculo para que tu hijo se relaje y adormezca. Intenta dejar encendida una luz de ambiente para que se sienta acompañado. Si el bebé se despierta de noche para mamar y necesitas cambiarle el pañal, utiliza una luz de ambiente para evitar que se despierte del todo. Posteriormente existen opciones de iluminación muy originales, como este vaso que activa una luz de ambiente.

Acompáñale en el sueño

No debes despertar al bebé por la noche para darle de mamar a no ser que tengas indicaciones médicas específicas para ello. Si tu hijo tiene hambre, él mismo se despertará y lo manifestará. De cualquier modo, puedes controlar la noche recurriendo a intercomunicadores, que te ayudarán a gestionar mejor las entradas a la habitación que podrían despertarle.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies